Correspondencia desde la isla de Alhucemas: la soledad en el peñón

Escrito por José María Raya Sánchez.

 

Las islas Alhucemas constituyen un conjunto de tres islotes (peñón de Alhucemas e islas de Mar y de Tierra) situados en la bahía de Alhucemas, frente a las costas mediterráneas de Marruecos, de soberanía española desde el año 1560 en que el sultán Muley Abdalá se las cedió a Felipe II a cambio de que le protegiera de un eventual ataque otomano. El peñón de Alhucemas (único de los tres que está habitado) no tiene más de 170 metros de largo por 86 de ancho, y una extensión de 0,015 Km2. Históricamente ha llegado a tener una población máxima de 350 habitantes.


Durante la Guerra del Rif, el desembarco militar de Alhucemas tuvo lugar el 8 de septiembre de 1925 en Alhucemas por el Ejército y la Armada española y, en menor medida, un contingente aliado francés, que propiciaría la definitiva victoria aliada, y el fin de la guerra. En la actualidad el peñón está habitado por una guarnición del Regimiento de Artillería Mixto 32.


Presento dos tarjetas postales del Ejército en África circuladas el 1 de mayo y el 11 de junio de 1926, y remitidas desde el Peñón de Alhucemas, con fechador ALHUCEMAS / MÁLAGA. Van dirigidas a los Señores Gutiérrez Hermanos, exportadores de vinos y coñac, de Jerez de la Frontera (Cádiz). Ambas llevan el sello de la Unidad a la que pertenecía el militar: ARTILLERÍA – COMANDANCIA DE MELILLA – DESTACAMENTO DE ALHUCEMAS.
En el primero, el militar destinado comenta “su extrañeza al no haber recibido contestación a su carta del mes pasado en la que se interesaba por los artículos de su acreditada casa”. En el segundo, el mismo remitente expresa: “ya está en mi poder su atenta carta del 8 de junio y manifiesto que de los pedidos que les haga me descuenten un 10%, y que para informes sobre mí pueden preguntar, entre otros, al Excmo. Marqués del Mérito, de Jerez”.


Leyendo las tarjetas postales y sabiendo de lo triste que puede resultar este destino para un soldado, se entiende perfectamente la solicitud de bebidas para paliar un poco la soledad del peñón y levantar el ánimo a la tropa. Les confieso que me solidarizo absolutamente con el militar y que en mi caso seguro que haría lo mismo, aunque mis referencias para un eventual descuento no sean tan relevantes.


NOTA: El catálogo español de mayor aceptación clasifica estas piezas como TARJETAS MILITARES y le adjudica a este modelo el número 3. Sin embargo, pone como fecha de emisión 1927, y estos ejemplares sirven para documentar que se emitieron antes, al menos en 1926.

Vuestros comentarios y opiniones pinchando aquí.

Siempre hay una excepción

Escrito por Bernardino Mota Perez.

Yo, no colecciono franqueos mecánicos, demasiados frentes abiertos, uno no llega a todo y acaba centrándose en cosas concretas, todos los que han llegado a mis manos, los he repartido entre los amigos que se apasionan con este coleccionismo, pero claro,........

Mi “Correo Submarino”

Escrito por Manuel Manzorro Navas.

 

Bajo este título, voy a exponer esta imagen, que, aunque no se corresponda directamente con lo que conocemos en filatelia, sí que tiene cabida en una colección de Filatelia Abierta (antes Clase Abierta).

Esta es una etiqueta de botella de vino Manzanilla, la cual tiene una imagen del submarino C-1, primero de la serie de 6 submarinos, que se botaron en la Sociedad Española de Construcciones Navales (hoy Navantia) de Cartagena, entre los años 1927 a 1929 (concretamente este lo hizo el 31.03.1927), y que eran todos iguales (buques “hermanos”), ya que se hicieron basándose en un proyecto denominado Clase 105F, de la empresa Electric Boat Company de los Estados Unidos.